Alcachofas confitadas

alcachofas-confitadas

INGREDIENTES para 4 personas

  • 12 alcachofas
  • 1 rama de perejil fresco
  • Aceite de oliva virgen extra suave
  • Sal y pimienta

ELABORACIÓN

  1. Quitamos las hojas externas y duras de las alcachofas hasta que veamos que la base es más amarilla y tierna. Cortamos las puntas de las hojas y retiramos los pelillos interiores. Si quieres desecha los cabos pero a mi me gusta dejarlos. Si las alcachofas son pequeñitas puedes dejarlas enteras como en la foto. En caso contrario corta por la mitad a lo largo, pero en cualquier caso frota con limón para que no se ennegrezcan.
  2. Ponemos las alcachofas en una cazuela colocadas intentando no dejar apenas huecos entre ellas y cubrimos de aceite. Yo las he colocado como ves en la foto, todas juntas y ‘engarzadas’, y así necesitas menos aceite. Coloca entre las alcachofas la rama de perejil.
  3. Cocemos a fuego lento intentando que no rompa la ebullición ni salgan burbujas, simplemente que se cuezan en el aceite. Depende de la alcachofa tendrán que estar entre 20 y 40 min (o hasta 1 hora, si son grandes y más duras), hasta que clavando un palillo lo podamos sacar sin resistencia. Si tienes un termómetro controla que la temperatura no suba de 80º.

Sugerencias de presentación y servicio

Estas alcachofas confitadas se pueden servir frías con un poco del aceite de confitarlas, unas gotas de aceto balsámico, sal y pimienta. Puedes acompañar con anchoas y queso fresco, atún y huevos duros, o añadir alguna hierba aromática, tomillo, orégano… a tu gusto. Le va también muy bien una vinagreta tradicional con un chorrito de salsa de soja.

También las puedes servir calientes con cualquier salsa sencilla y suave. Te dejo un par de ideas:

  • Una bechamel muy clarita hecha con una cucharada de mantequilla, una cucharada colmada de harina y una vaso grande de leche. Bien salpimentada y aderezada con unas gotas de zumo de limón.
  • Una salsa de cebolla y vino blanco: Ponemos a pochar media cebolla muy picada, añadimos una cucharada de harina, doramos, ponemos un vasito de vino blanco y cuando empiece a ligar y a eveaporarse el alcochol añadimos caldo de verduras y dejamos reducir. Ponemos perejil picado al final.

El aceite que te sobre de confitar las alcachofas puedes usarlo para guisos o para aderezar ensaladas, tiene un sabor delicioso.


 


¿Te ha gustado? Síguenos en Facebook y consigue las mejores recetas!