Propiedades del agua mineral

agua-mineral

Mucho se habla de los beneficios del agua mineral en detrimento del agua potable de consumo o del grifo. Aquí vamos a intentar examinar bien cada una de ellas.

Agua mineral natural

Es la que procede del agua de lluvia y de la nieve, que va drenando la tierra y baja hasta el acuífero o manantial donde está libre de toda contaminación ambiental. Es un agua muy pura, que conserva todos los minerales y está libre de bacterias. Esta agua debe de llegar al consumidor tal y como brota en el manantial, y en su proceso de envasado se han de llevar una serie de protocolos para que su original pureza se mantenga.

A los consumidores, este tipo de agua nos llega ya envasada. Por ley, las empresas envasadoras están obligadas a indicar en su etiquetado tanto el origen como la composición de las mismas. Así podremos elegir la que más nos convenga.

Entre sus beneficios encontramos:

  • Aporta minerales beneficiosos para la salud: sodio, magnesio, flúor, calcio, potasio, fósforo, hierro, zinc.
  • Es agua envasada a pie de manantial.
  • Favorece la digestión
  • Previene el estreñimiento
  • No aporta calorías
  • Regula la temperatura corporal
  • Elimina toxinas a través del sudor.

Este tipo de agua también puede embotellarse con gas natural o gas añadido. Las que llevan gas natural es porque el manantial del que proceden contiene ácido carbónico, eso si, en bajas proporciones, lo que viene muy bien a efectos digestivos, disminuye el colesterol y previene enfermedades coronarias. Su consumo no debe excederse a uno o dos vasos en el almuerzo y la cena ya que más cantidad puede generar un aumento de gases en el tubo digestivo.

En cuanto al gas añadido, lo que se les añade es ácido carbónico que no está presente en el manantial del que se ha obtenido el agua mineral.

Es España no es muy común consumir este tipo de agua, sí en el resto de Europa, de hecho incluso se consume más el agua con gas que sin gas.

Con todo, hemos de tener en cuenta que también hay controversia en torno al agua mineral. Pongamos algunos casos:

  • Muchas empresas de agua embotellada destacan en su publicidad las cualidades saludables de este tipo de agua, pero no mencionan un compuesto llamado Bisfenol-A que contienen las botellas de plástico y que al entrar en contacto con el agua a cierta temperatura, se mezcla con ella y llega a nuestro organismo. Ese compuesto puede generar: trastornos de tiroides, trastornos en el sistema nervioso, en el sistema reproductivo, obesidad, hipertensión, diabetes…
  • Para evitar esto están las empresas que envasan su agua en cristal, con el consiguiente gasto adicional, pues el vidrio es más caro que el plástico.

Agua potable o del grifo

  • No es un agua tan pura, al proceder de embalses, ríos y desaladoras.
  • Hasta llegar a nosotros tiene un largo recorrido y necesita unos procesos de desinfección.
  • Contiene cloro, sustancia nada beneficiosa para nuestro organismo.
  • Su composición depende de muchos factores que a veces no son controlables, como por ejemplo las tuberías por las que pasan.

Con todo, vamos a enumerar algunas razones que hacen razonable su consumo.

  1. La red pública española de agua es segura.
  2. Esta red de agua está regulada con controles de calidad por la Administración Sanitaria de cada Comunidad.
  3. La composición de esta agua es muy similar a la del agua embotellada.
  4. Una manera de que este agua procedente de la red sea más pura es incorporar un aparato de filtrado de agua. Lo que conseguimos con este aparato es eliminar el exceso de cloro y los sedimentos que lleva esta agua al venir por tuberías y recorrer muchos kilómetros.

 

 

 

 

 


¿Te ha gustado? Síguenos en Facebook y consigue las mejores recetas!