Arroz blanco

arroz-en-blancoHay muchas recetas para hacer un sencillo arroz blanco. Aquí tienes algunas de ellas más o menos elaboradas para que lo prepares a tu gusto. Recuerda que las proporciones de arroz son de una taza pequeña de arroz o un buen puñado.

Con el arroz cocido

Hervimos el arroz en agua con unas gotas de limón, para que quede suelto. Lo retiramos cuando tenga el centro un poquito duro y escurrimos bien. Una vez cocido el arroz  hay diferentes formas de prepararlo:

  1. Con mantequilla: Terminada la cocción agregamos una nuez de mantequilla y mezclamos bien.
  2. Al ajillo: Podemos rehogarlo en aceite o mantequilla con unos ajos picados y una ramita de perejil. Podemos también rehogar unos ajos enteros y retirarlos al poner el arroz en el aceite.
  3. Con especias: Salteamos con mantequilla y un poquito de curry, nuez moscada o comino en polvo para aromatizar.

Con el arroz guisado

  1. También se puede cocer en caldo de verduras o de pollo, según el uso que vayamos a darle. Ponemos doble volumen de caldo que de arroz y dejamos que se cueza por absorción. El caldo ya le aporta sabor pero podemos añadir un chorrito de aceite o mantequilla y remover un poco para que se suelte.
  2. Podemos prepararlo ‘guisado’ desde el principio: Se rehogan unos ajos, se añade el arroz sin cocer y luego el agua y la sal o pastilla. Lo dejamos un cuarto de hora, hasta que vaya reduciendo el agua y el arroz esté al dente. Al final podemos añadir un poco de perejil picado.
  3. Se puede cocer en agua y, a medio hacer, lo retiramos y una vez escurrido lo rehogamos con aceite y ajo para terminar la cocción añadiendo agua.

 


¿Te ha gustado? Síguenos en Facebook y consigue las mejores recetas!