Cómo hacer conservas caseras

conservas-caseras

Hoy en día podemos conseguir muchos alimentos fuera de temporada, pero en su origen, las conservas fueron la manera de obtener esos alimentos que no se conseguían de ninguna otra forma. Realizar conservas caseras es una forma estupenda de aprovechar los alimentos de temporada y poder conservar muchas de las sus vitaminas, nutrientes y proteínas.

Aunque desde entonces hasta ahora ha habido muchos avances científicos, tecnológicos, etc., para realizar conservas caseras hay que tomar una serie de precauciones importantes. Aquí tienes consejos e indicaciones sobre cómo hacer conservas caseras para que el resultado sea óptimo y no haya riesgos sanitarios.


Alimentos maduros: los alimentos deben estar suficientemente maduros, en el caso de las frutas es mejor que no sea muy madura.


Recipientes: los mejores los de cristal, si son nuevos mejor. Si lo que queremos es reciclar los que tenemos, lo mejor es proceder a su esterilización. Consiste en agua hirviendo durante 15 minutos, o en el lavavajillas a alta temperatura. Con las tapas de los tarros igual, pero comprobando antes que no tengan abolladuras, ni estén oxidadas o con la goma desgastada. Escurrirlos luego y evitar tocar la parte interior.


Llenado de los tarros: no llenarlos del todo, es mejor dejar unos dos centímetros para que el alimento pueda expandirse, y se cree dentro el vacío.

*Importante: No añadir comida fría al tarro caliente ni tampoco al contrario, ya que al ser de cristal pueden estallar.


Cierre de los recipientes: procederemos a cerrarlos con ayuda de un paño, posteriormente los sumergimos al baño María, sin que el agua llegue a la tapadera. El tiempo depende de los alimentos pero entre 5 y 20 minutos. Una vez terminado los dejamos enfriar en la olla. Hay que decir que este procedimiento es aconsejable para productos con una acidez alta como son la mayoría de las frutas, tomates y encurtidos.

* Para hortalizas, legumbres, carnes y pescados o conservas ya preparadas es mejor el proceso de esterilización a presión. Consiste en introducir los tarros en una olla a presión, con agua que cubra los tarros de 5 a 8 cm. Llevarlos a temperatura de unos 116ºC (Esto debido a que la bacteria del botulismo es resistente hasta los 100ºC de temperatura).


Comprobar que se ha hecho el vacío: Esto es importante ya que si el proceso está bien hecho la receta nos puede durar un año, pero si el vacío no se ha realizado hemos de consumirlo en 3 o 4 semanas máximo. Cómo se comprueba: Cuando el tarro esté completamente frío presionaremos la tapa, si no ocurre nada es que el proceso se ha realizado con éxito; por el contrario, si al presionar hace un sonido como de un click es que el vacío no está hecho y lo debemos guardar en la nevera para consumirlo en un periodo de entre una y tres semanas.


Etiquetado: Es aconsejable etiquetar los tarros con su nombre y la fecha de elaboración.


Almacenaje: Una vez realizado todo el proceso, podemos guardar nuestra conserva en la despensa, preferiblemente en un lugar fresco, ventilado y con poca luz.


Duración: Las conservas caseras tienen una duración de un año, siempre y cuando se haya hecho bien todo el proceso.

conservas-caseras


¿Te ha gustado? Síguenos en Facebook y consigue las mejores recetas!