Cómo aromatizar aceite de oliva

como-aromatizar-aceite-de-oliva

Aromatizar los aceites para su uso en la cocina es algo que cada día se está usando más en la gastronomía española, ya que aportan a los platos un sabor añadido. Si os habéis fijado, ya hay muchos establecimientos que los comercializan; y habréis notado también que su precio es bastante elevado. Pues bien, aquí os vamos a enseñar cómo hacerlo vosotros mismos con los ingredientes que tenéis en casa.

QUÉ NECESITAMOS

  1. Aceite indicado: El mejor aceite para la realización es el Aceite de Oliva Virgen Extra (mejor si es de sabor suave), pero se puede hacer también con uno de girasol o de cacahuete. Lo importante es que sea de buena calidad.
  2. Ingredientes: Especias, frutos secos, hierbas aromáticas, cítricos… y una gran variedad que os apuntamos más abajo.
  3. Tarro hermético de cristal

ELABORACIÓN

Algunos de estos aceites se consiguen únicamente con la incorporación del ingrediente en el aceite, pero para otros es necesario un proceso y un tiempo.

Existen dos formas de prepararlo, en frío o en caliente. En frío es cuando añadimos al aceite los ingredientes, cerramos bien el recipiente y lo metemos en la despensa o en un armario durante un mes aproximadamente, ya que es mejor que esté a temperatura ambiente y no reciba mucha luz.

En caliente. En invierno, cuando la temperatura ambiente es más baja, para que la mezcla macere antes, podemos calentar el aceite. Es importante que no lo hagamos mucho pues el aceite perdería sus propiedades, lo mejor es hacerlo al baño maría.

CONSERVACIÓN

Todos estos aceites se conservan unos cuatro meses. Eso sí, siempre en condiciones adecuadas: tarro herméticamente cerrado y ausencia de luz (mejor en la despensa o incluso en el frigorífico). Para que alcance su máximo sabor, podemos agitar una o dos veces por semana. Si al consumirlo vemos que se ha vuelto un poco turbio, lo mejor es colarlo antes de su uso.

Aquí tienes ideas para preparar aceite de oliva aromatizado en casa facilmente y con tu toque personal.

Aceite de albahaca.

½ litro de aceite

25 gramos de albahaca fresca

Una cucharadita de sal

Ideal para ensaladas, platos de pasta o pescados a la plancha.

Aceite al ajo

½ litro de aceite

2 dientes de ajo pelados

Especial para pasta y pescados asados, frituras y tostadas

Aceite de hierbas

1 litro de aceite

3 ramas de romero

3 ramas de tomillo

3 ramas de hierbabuena

3 ramas de albahaca fresca

1 cucharada de sal gorda

Las hierbas han de ser frescas y limpiarlas con agua previamente. Luego se trituran todas y se introducen en el tarro de cristal junto con el aceite. Se conservan en el frigorífico. Si queremos un sabor más intenso, a las dos semana podemos renovar los ingredientes y dejarlos macerar dos semanas más. Para su consumo, si lo deseamos, podemos colar el aceite.

Ideal para ensaladas, aderezar las verduras o en platos fríos.

Aceite al limón

Medio litro de aceite de oliva

Medio limón

1 cucharadita de sal fina

Cortamos el limón en rodajas y les echamos sal por encima. Dejamos una media hora y en el recipiente de cristal introducimos las rodajas y el jugo que han soltado junto con el aceite. Lo dejamos macerar unas cinco semanas. Igualmente podemos hacer con pomelos, naranjas, limas, mandarinas…

Sus usos: para todo tipo de pescados.

Aceite de trufa

1/2 de litro de aceite de oliva

10gramos de trufa fresca

Rayamos la trufa y la introducimos en el tarro de cristal con el aceite, después lo dejamos macerar en el frigorífico un par de meses. Importante, este aceite ha de consumirse pronto ya que la trufa acaba estropeándose y puede desarrollar una bacteria que produce la toxina del botulismo. La cocción al baño María reduce el riesgo pero no lo evita ya que esta bacteria soporta temperaturas de hasta 100º. Por eso la importancia de un consumo rápido.

Es perfecta para decorar y rociar los platos de carne, el rissoto, el arroz…

Aceite de frutos secos

½ litro de aceite de oliva

100 gramos de nueces o avellanas

Se deben de dejar unas tres semanas para que maceren. Una vez pasado este tiempo, filtraremos el aceite y desecharemos las nueces o avellanas. Su conservación es en el frigorífico.

Ideal para ensaladas, pastas.


 


¿Te ha gustado? Síguenos en Facebook y consigue las mejores recetas!