Cómo congelar fruta fresca para sorbetes y postres

fruta-congelada1

Esto de la congelación cada día me asombra más. Ya adopté hace tiempo lo de congelar los tomates enteros, limpios y secos, sin pelar ni nada, y el resultado para freír y cocinar es estupendo. La piel sale de una vez y la pulpa, aunque la textura es blanda y fea, no pierde nada de sabor. Pero lo que me ha sorprendido mucho hace poco es la posibilidad de congelar fruta fresca, y desde que lo he descubierto no paro de hacer sorbetes de sandia y melón, en un minuto!!, y también al hacer helados ahorras un montón de tiempo de preparación. Por eso me he puesto a investigar sobre el tema y esto es lo que puedo contar sobre las técnicas de congelación de fruta.

En general tengo que deciros que debido al contenido en agua de la fruta la textura se pierde casi por completo, así que la congelación te proporciona fruta para sorbetes, batidos y postres, pero difícilmente conseguirás que mantengan su aspecto y textura para consumir crudas.

Estas son las frutas que he congelado:

Sandía: En cubitos y sin las pepitas, sin la piel. Pierde textura pero salen unos sorbetes buenísimos.

Mango: Se congela en puré, con un poquito de azúcar.

Melón: También en cubitos y sin pepitas. Leí que había que ponerle unas gotas de limón y así lo hice. Pierde menos la textura que la sandía pero no sirve para consumir crudo. He hecho sorbete y helado, buenísimos.

Picotas o cerezas: Las congelé bien limpias y deshuesadas, cortadas por la mitad. Ha sido el mejor resultado, valen para consumir crudas y para sorbetes y batidos (si son buenas la piel la piel apenas se nota). Por lo me me dicen se obtienen en general estos buenos resultados con cualquier tipo de frutos rojos.

Piña: Limpia, troceada y espolvoreada con azúcar. Un resultado estupendo, incluso para consumir en crudo (yo la usé en una ensalada con queso y pavo).

Plátano: Si los quieres congelar en rodajas tienes que hacerlo en una bandeja, con las rodajas separadas unas de otras y después de congeladas se conservan juntas. También se puede congelar hecho puré con unas gotas de limón.

En todos los casos es mejor que los trozos no queden muy apelmazados, y los recipientes sean amplios. Si usais bolsas ponedlas en la bandeja del congelador planas y con las fruta lo más separada posible hasta que estén congeladas.

Para hacer sorbetes podéis ver la receta en DivinaCocina (entra aquí). Mi favorito, el de sandía.


 


¿Te ha gustado? Síguenos en Facebook y consigue las mejores recetas!