Glaseados para tartas de fruta y otros dulces

hojaldre-de-manzana-y-crema

Si no te aclaras con los glaseados para tartas de fruta y otros dulces aquí tienes información para usar siempre el correcto para cada tarta.

La de manzanas es mi tarta favorita (bueno, junto con la de queso…) porque es fresca, siempre jugosa y admite mil preparaciones diferentes, con bizcocho, en strudel o, como la de la foto, sobre un sencillo hojaldre y una cama de natillas (de sobre, si quieres). Y como siempre me ha gustado mucho el glaseado que llevan en las tiendas, tan brillante y profesional, me he dedicado desde hace tiempo a experimentar con los glaseados más recomendados de la red, y estos son los ganadores.


Con gelatina: Es un brillo neutro para toda clase de tartas y pasteles. Se prepara con medio sobre de gelatina (10 gr) o 4 hojas de gelatina hidratada en agua 10 min, 2 cucharadas de azúcar y un vaso grande (250 ml) de agua caliente a punto de ebullición pero sin que llegue a hervir.

Se bate todo muy bien con las varillas hasta que la gelatina esté completamente disuelta y se deja espesar un poquito a temperatura ambiente antes de utilizarla. Se cubre con esta mezcla la tarta ya horneada y se deja enfriar.

  • Si lo vas a usar en tartas de manzana puedes hervir las pieles en el agua con el azúcar y después colar y añadir la gelatina mezclando muy bien. Es el glaseado de la foto.

Con mermeladas o jaleas: Las confituras más adecuadas son las de melocotón o albaricoque, pero para las tartas de queso son perfectas también las mermeladas de frutos rojos. Puedes usar también jaleas o triturar la mermelada en la batidora si te gusta la textura más fina. Mezclamos la cantidad de mermelada con la mitad de la cantidad de agua y calentamos en el microondas a potencia máxima 10 segundos. Después pintamos la tarta por encima con el glaseado antes de hornearla. 


Hay un glaseado de albaricoque más profesional que se prepara con 100 gr de mermelada de albaricoque, 50 gr de azúcar, 50 gr de agua, unas gotas de limón y 1 hoja de gelatina. Se cuece todo al fuego unos 10 min y se añade la hoja de gelatina hidratada. Después lo pasamos todo por la batidora y lo colamos para quitar la espuma. Se pinta la tarta o bollo que queramos glasear. Si te sobra lo puedes conservar en la nevera y meterlo al microondas cuando vayas a usarlo.


 


¿Te ha gustado? Síguenos en Facebook y consigue las mejores recetas!