Trucos para hacer bizcochos perfectos

secretos-del-bizcocho

El bizcocho no solo es un dulce fácil, casero y tradicional, un clásico que todo el mundo prepara en casa, también es la base de muchos otros dulces.

Siguiendo unos fáciles consejos el bizcocho no debe tener complicaciones aún para los cocineros más novatos, pero como siempre surgen preguntas y dudas, aquí tenéis unos pequeños trucos para hacer bizcochos perfectos, y para arreglar ligeros problemas cuando algo no sale bien.


Trucos para hacer la masa

  • Hay que tener a mano todos los ingredientes para no hacer esperar a la masa e integrarlos en su momento.
  • Los ingredientes deben estar a temperatura ambiente (también los huevos) y la mantequilla blanda o a punto de pomada. Saca todo un rato antes de la nevera.
  • Batir muy bien los huevos. Cuanto más batidos estén, más esponjoso será nuestro bizcocho. Es por eso que en muchos bizcochos se recomienda batir las claras a punto de nieve y mezclar por otro lado las yemas. Las claras se integran con movimientos envolventes para que no se bajen.
  • Tamizar la harina con la levadura ayudará a que el bizcocho quede más esponjoso.
  • Dejar reposar la masa ayuda a su cocción. Antes de hornear es bueno que repose al menos media hora. Cuando la pongas en el molde da unos golpes para que no quede aire en la masa.

Trucos para hornear

  • Precalentar siempre el horno, y no pasar de 180º para su cocción. queremos que se hagan bien por dentro y no se nos quemen. Si dora demasiado se cubre con papel aluminio.
  • Poner el  molde en la rejilla central, ni alta ni baja, para que se haga por igual. Hay que dar calor arriba y abajo y puede hacerse también con aire caliente, aunque tiende a secar más el resultado.
  • No abrir el horno hasta que el bizcocho haya subido y, si es posible, hasta que se termine la cocción. NUNCA al principio del horneado. Así facilitamos que suba y resulte esponjoso.
  • Engrasar el molde con mantequilla y espolvorear con harina (eliminando el exceso) para poder desmoldar bien el bizcocho. También se puede forrar (al menos la base) con papel de horno.
  • Para saber si el bizcocho está cocido se pincha con un palillo largo de madera o metal y si sale seco hay que retirar del horno.

Trucos para después del horneado

  • Una vez horneado hay que dejar 5 minutos dentro del horno con el horno apagado y después retirar del horno para que el calor residual del interior no lo reseque. Hay que evitar el contraste brusco de temperatura.
  • Para desmoldar el bizcocho hay que esperar a que se enfríe. Así evitamos que se rompa.
  • Cuando el bizcocho se baja al momento de sacarlo es porque ha recibido demasiado calor en el horno y se ha hecho muy rápido. No superes nunca los 180º y procura que se haga por igual.
  • Si ves que ha subido demasiado (exceso de temperatura) lo puedes desmoldar y colocarlo al revés un rato para que se aplaste la parte que sobresale. Si te ha salido hundido por el centro es que le ha faltado temperatura.
  • Si te ha quedado demasiado seco puedes bañarlo en almíbar o simplemente sellar el molde caliente con film transparente para que la transpiración lo humedezca un poco.

Trucos para conservar y congelar el bizcocho

  • Para conservarlos lo mejor es ponerlos en el interior de unos herméticos bien tapados para que no pierdan humedad. Si tienes que dejarlo fuera de la nevera cubre con un paño húmedo.
  • Puedes congelar el bizcocho entero o en porciones. Envuelve en film de cocina o mete en bolsas de congelación. Descongela unas horas antes poniéndolo en la nevera.

 


¿Te ha gustado? Síguenos en Facebook y consigue las mejores recetas!